Newsletter de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA)


CASO PRÁCTICO
Permuta.


La normativa internacional distingue entre permutas comerciales o con sustancia económica y permutas no comerciales o sin sustancia económica. Una permuta tiene sustancia económica cuando los flujos de caja que se esperan percibir con el bien recibido difieren significativamente de los que se esperaba con el entregado. Cuando no hay sustancia económica el bien recibido se valora a valor contable de lo entregado, salvo deterioro. Sin embargo cuando hay sustancia económica el bien recibido se valora a valor razonable del entregado, siempre que se pueda calcular con fiabilidad, reflejándose la diferencia con el valor contable de lo entregado en la cuenta de resultados. De no ser esto posible se valorará a valor razonable de lo recibido.

Una empresa adquiere un elemento de transporte el 1 de enero del año 1 con las siguientes condiciones:

Precio adquisición: 60.000 euros.
Vida útil: 8 años.
Valor residual: nulo.

A principios de enero del año 3 la empresa intercambia este vehículo por una máquina, estimándose el valor razonable del vehículo 50.000 euros.

Se pide: Contabilice esta operación siguiendo los criterios establecidos en la normativa internacional.


SOLUCIÓN




Fuente: Newsletter AECA "Actualidad NIC/NIIF" Nº 5 - Mayo 2006