Newsletter de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA)


CASO PRÁCTICO
Activos Financieros mantenidos para negociar.


Autor: Horacio Molina Sánchez

El 1 de septiembre de 2008, la sociedad PAGLA, S.A. adquiere 8.000 participaciones de un FIM con la intención de obtener plusvalías a corto plazo ante la expectativa de una caída de los tipos de interés. El valor de adquisición de las participaciones es 113,234 € por participación. La entidad financiera que tramita la operación cobra una comisión de 75 €.

A 31 de diciembre de 2008, la cotización se sitúa en 110,245 € por participación (durante el trimestre la cotización media había sido 109,110 € por participación), dado que los tipos se han elevado a pesar de las expectativas. La empresa decide mantener la inversión sine die hasta que se recupere el valor de la misma.

A 31 de diciembre de 2009, el valor de cotización ya se encuentra en 118,722 € cada una (la media del último trimestre se sitúa en 119,666 € por participación).

Finalmente, el 3 de marzo de 2010, se venden las participaciones por 123,493 € cada una. Los gastos de venta ascienden a 110 €.

(Con la finalidad de facilitar la comprensión, se han omitido los efectos tributarios de las transacciones)

SOLUCIÓN:

La solución al caso la hemos dividido en cuatro partes:

- La primera es el tratamiento bajo el marco contable previo al PGC-2007, marco al que denominamos PGC-1990.
- La segunda parte es la solución según el PGC-2007 que es equivalente al tratamiento bajo Normas Internacionales   de Contabilidad y bajo el PGC-PYMES.
- Finalmente, la cuarta parte resume las diferencias entre los distintos marcos regulatorios.

1. PGC-1990

En el PGC-1990 los fondos de inversión se valoraban inicialmente a su coste de adquisición, más los gastos de la transacción. Al cierre del ejercicio era preciso analizar si habían experimentado algún tipo de pérdida de valor, en cuyo caso se dotaría la correspondiente provisión por depreciación.

El asiento contable a 1 de septiembre de 2008 sería el que a continuación se describe:



A 31 de diciembre de 2008, se indica que la inversión se mantendrá sine die, por lo que procedemos a reclasificarla como inversión a largo plazo:



Asimismo, a 31 de diciembre de 2008 se valoraban por el coste o el valor de mercado el más bajo. El valor de mercado será el menor entre la cotización del último día o la media del último trimestre. Por lo tanto, en nuestro caso, el valor de mercado será 109,110 €/participación.


El asiento contable sería el siguiente:




A 31 de diciembre de 2009, el valor de mercado a emplear sería el del cierre, dado que es inferior a la media del último trimestre (118,722 € por participación). En este caso, se recupera el deterioro experimentado y se produce una revalorización que no se refleja por prudencia.

De haberse tratado de un FIAMM en lugar de un FIM, la Resolución del ICAC de 27 de julio de 1992, sobre criterios de contabilización de las participaciones en los fondos de inversión de activos del mercado monetario indica que se valoren al valor liquidativo del cierre del ejercicio trasladando las diferencias a la cuenta de pérdidas y ganancias. El citado criterio estaba restringido a este tipo de instrumentos dado que el ICAC los asimiló a inversiones en valores de renta fija, en los que dada su elevada liquidez, "permite considerar que las variaciones que se puedan producir en los precios de mercado futuros con respecto a los actuales no deben tener, en general, carácter significativo por lo que el rendimiento atribuido a las participaciones de estos Fondos, puede estimarse, en principio, como realizado a efectos de su contabilización de acuerdo con el principio de devengo contenido en la primera parte del Plan General de Contabilidad" (Introducción a la Resolución 27 de julio de 1992. BOICAC nº 10).



El 3 de marzo de 2010 se produce la venta de las participaciones. En el precio de venta se deben descontar los gastos de la misma. Por lo tanto, el asiento sería el siguiente:



2. PGC-2007

a) Reconocimiento y clasificación
La inversión realizada el 1 de septiembre se considera como "Activos financieros mantenido para negociar" dado que se trata de una inversión mantenida para negociar en el corto plazo (norma 9.2.3.).

b) Valoración inicial
En esta cartera, los instrumentos financieros "Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán inicialmente por su valor razonable, que, salvo evidencia en contrario, será el precio de la transacción, que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación entregada. Los costes de transacción que les sean directamente atribuibles se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio.
Tratándose de instrumentos de patrimonio formará parte de la valoración inicial el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido."
(Norma 9.2.3.1.).

En el caso que nos ocupa sería:



c) Valoración posterior
Los instrumentos financieros clasificados en la categoría "Activos financieros disponibles para la venta" se medirán al cierre del ejercicio "Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán por su valor razonable, sin deducir los costes de transacción en que se pudiera incurrir en su enajenación. Los cambios que se produzcan en el valor razonable se imputarán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio." (Norma 9.2.3.2).

El cambio de intención sobre el mantenimiento de estos títulos no implica su reclasificación a otra cartera, dado que la norma indica que "La empresa no podrá reclasificar ningún activo financiero incluido inicialmente en la categoría de mantenidos para negociar o a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias, a otras categorías, ni de éstas a aquéllas, salvo cuando proceda calificar al activo como inversión en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo o asociadas" (Norma 9.2.7.)

A 31 de diciembre de 2008, el valor de mercado es de 110,245 € por participación, por lo que se ha producido una pérdida de 23.912 € en relación a la valoración inicial. En esta valoración posterior no se consideran los costes que se incurrirían en la venta pues no se pretende determinar el valor de recuperación, sino el valor del recurso.



A 31 de diciembre de 2009, el valor de mercado es de 118,722 € por participación, por lo que se procede a reconocer la plusvalía generada (8.000 x (118,722-110,425)= 67.816 €). El asiento sería:



El 3 de marzo de 2010 se produce la venta de las participaciones, reconociéndose el siguiente asiento:



3. DIFERENCIAS ENTRE LOS MARCOS REGULATORIOS

La primera diferencia que observamos entre el PGC-1990 y el PGC-2007 es la clasificación previa de las inversiones en función de la intención de la compañía sobre las mismas.

Las diferencias se pueden resumir en:

1.- Valoración inicial. Los costes relacionados con la adquisición se imputarían a pérdidas y ganancias (PGC-2007), en lugar de formar parte del precio de adquisición (PGC-1990).

2.- Valoración posterior. Bajo el PGC-1990, la compañía debe dotar una provisión por depreciación, mientras que con el PGC-2007 se valora el recurso al nuevo valor de cierre y la diferencia se registra en pérdidas y ganancias. Obviamente, en el PGC-1990 no se reconocen plusvalías en resultados, mientras que en el PGC-2007 sí podrían existir.

3.- El cálculo de las revalorizaciones o disminuciones de valor de los activos financieros mantenidos para negociar se realiza en el PGC-2007 con el valor del día de cierre, mientras que en el PGC-1990 se emplea el menor entre éste último y la valoración media del último trimestre.

4.- En el PGC-1990, si se prevé el mantenimiento de los títulos en un periodo superior a 12 meses, debería reclasificarse en activo fijo, mientras que en el PGC-2007 es condición de la cartera de activos financieros mantenidos para negociar el que figuren a corto plazo.









Fuente: Newsletter AECA "Actualidad Contable" Nº 28 - Junio 2008