Durante el Encuentro se expuso de forma sobresaliente el reto que afrontaban España y Portugal para adaptar sus sistemas bancarios a las necesidades del entorno comunitario. Se insistió, además, en la importancia de cuestiones que aún hoy, 22 años más tarde, siguen siendo una prioridad: la necesidad de creatividad e innovación y de inversión en formación.

El Comité de Honor estuvo compuesto por Camilo Cimourdain de Oliveira, Leglise de Cruz Vidal, Jacinto Nunes, Ernani Rodrigues Lopes, José María Fernández Pirla, José Barea Tejeiro, Carlos Cubillo Valverde y Gerardo Ortega de Miguel.

El evento más destacable del año 1987 fue el Encuentro Luso-Español celebrado en Madrid del 25 al 27 de junio. Inagurado por José María Fernández Pirla, en aquel momento Presidente del Tribunal de Cuentas de España, el encuentro contó con el apoyo decidido del embajador de Portugal en España, don Fernando Reino, del embajador de España en Portugal, don Gabriel Ferrán Alfaro, y del presidente de la Comisión Directiva de la Cámara Hispano-Portuguesa de Comercio e Industria, don Joao Flores.

Profesores y empresarios de ambos países trataron temas como la cooperación industrial, inversiones y competencia, los efectos de la reciente adhesión a la CEE sobre el sistema financiero o la gestión empresarial en un contexto de cambio.