El incremento del número de socios trajo un importante aumento de la actividad administrativa así como un incremento del número de reuniones y actividades que precisaban de un espacio cómodo donde celebrarse. Todos estos factores indujeron a tomar la decisión de adquirir un nuevo local.

Las nuevas oficinas permitieron ampliar el abanico de actividades de la Asociación, con la organización de Seminarios, ruedas de prensa, presentación de Documentos y estudios, etc.

Ver más fotos de la sede en aquellos años.

Hasta noviembre de 1984, AECA había dispuesto para sus tareas administrativas de varios espacios cedidos solidariamente por dos entidades amigas: la Asociación Española de Derecho Financiero y la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

El 15 de noviembre de 1984 se firmó la escritura de compraventa del local que pasaría a ser la sede social de AECA durante más de 20 años. Ubicado en el número 31 de la calle Alberto Aguilera, en Madrid, el local se transformó en una base fundamental del desarrollo posterior de la Asociación.